Moda y cine: Desayuno con diamantes


No sé si ya lo he mencionado, pero me encanta el cine. Disfruto de casi todos los géneros pero adoro el cine clásico. Como me ocurre con casi todo, no puedo elegir una sola película favorita (ni un libro, canción, actor, director...), más bien hay un grupo muy heterogéneo de películas que nunca me canso de ver y que cuando las ponen en la tele me siento a verlas aunque las tenga en DVD... cosas mías.

En ese variado grupo de mis pelis favoritas está, sin duda, Desayuno con Diamantes (Breakfast at Tiffany's). No sabría decir la razón por la cual no me canso de verla.






Aunque está basada en un relato de Truman Capote, se puede decir que lo hace muy libremente ya que se han variado cosas sustanciales. De hecho, esos cambios fueron determinantes para que Audrey Hepburn se decidiera a protagonizarla ya que ella conocía la historia y no quería encarnar a lo que entendía como una especie de prostituta. El autor creó al personaje de Holly Golightly pensando en su amiga Marilyn Monroe. La actriz elegida finalmente no podía ser más distinta.


De todas formas, no pretendía hablar de la novela y las diferencias que se hicieron al adaptarla sino de moda, de moda en el cine.



Aunque la historia contada en Desayuno con Diamantes no tiene nada que ver con el mundo de la moda directamente, lo cierto es que pocas películas han dejado imágenes que se hayan repetido tanto. La cara de Audrey con su vestido negro, moño alto y diadema brillante ha adornado los más variopintos artículos (desde camisetas y bolsos hasta pitilleras, paraguas o parasoles para coches). Por no hablar del más famoso LBD de la historia del cine, diseñado por su amigo Hubert de Givenchy, que creó el resto del vestuario de la actriz para esta película. Además, las gafas Ray-Ban que Hepburn lucía, el modelo Wayfarer, se ha convertido en el modelo más vendido de la historia.


Aunque Hepburn protagonizó muchas películas de éxito, la mayoría la recordamos fundamentalmente encarnando al personaje de Holly Golightly, que cuando tenía un día malo desayunaba croissants frente al escaparate de la joyería Tiffany's.

Lhiannan Shee

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí. Me gustaría saber si te ha interesado la entrada, así que no dudes en comentar ;-). Muchas gracias por tu participación.